Consejos para proteger las cuerdas vocales.

23.04.2012 22:08

 

Hablar en forma pausada, no gritar y no fumar, son tres consejos clave que dan los médicos para cuidar las cuerdas vocales, y que hoy se recuerdan en el marco del Día Internacional de la Voz, que se conmemora cada 16 de abril.

Las personas más afectadas por problemas de voz son las que la utilizan como una herramienta de trabajo, como los docentes, los actores, los promotores telefónicos, los locutores, los cantantes y también los políticos y los sindicalistas.

En general, la mayoría de los pacientes que llegan a los consultorios de los otorrinolaringólogos padecen “disfonías funcionales que alteran la musculatura de la laringe y que se ocasionan por usar durante muchos años la voz como herramienta laboral”, explica el Dr Néstor Demichelis, que fue entrevistado por la agencia Télam y pertenece al servicio de Otorrinolaringología del hospital provincial Presidente Perón, de Avellaneda (Buenos Aires).

“Son profesiones donde la voz es fundamental, tanto para imponer autoridad como para poder hablar con un timbre de voz que esté por encima del ruido ambiental”, aclara el especialista.

Los médicos cuentan que muchas personas se acostumbran a un timbre de voz alterado por daños en la laringe y si no realizan una consulta médica suelen creer que ésa es su voz normal, cuando en realidad se trata de una voz disfónica, producida por el mal uso o el abuso.

Los docentes son especialmente vulnerables a los daños en la voz, porque deben hablar durante muchas horas sin descanso, en ambientes donde hay mucho ruido y polvo.

El mal uso o el abuso de la voz durante mucho tiempo lleva a una patología llamada funcional, en este caso no hay nódulos ni pólipos en la laringe y puede corregirse aprendiendo a usar la voz y cuidándola con medidas simples, como tomar agua cuando se trabaja, descansar la voz cada unas dos horas aunque sea 15 minutos y evitar el cigarrillo, entre otras (ver Recomendaciones para cuidar las cuerdas vocales).

“Pero si no se presta atención a esta disfonía funcional puede convertirse en una disfonía orgánica, donde sí ya pueden comprometerse las cuerdas vocales y la laringe”, advierte Demichelis.

En síntesis, existen dos tipos de patologías en la voz: las funcionales, que se generan por el mal uso y conducen a disfonías o afonías; y las orgánicas que presentan nódulos y pólipos, y que pueden requerir intervención quirúrgica.

En el caso de los chicos, el especialista del Hospital de Niños de La Plata, Enrique Zamar, explica que los casos más comunes se dan en los niños con carácter fuerte, “que gritan mucho para llamar la atención o haciendo un deporte”.

“Hacen un esfuerzo vocal tan importante que se producen lesiones benignas en las cuerdas vocales y puede generar una voz disfónica crónica”, asegura Zamar.

Los síntomas que hay que tener en cuenta para detectar problemas en la voz son la molestia al hablar en la garganta, picazón, tos seca reiterada, bronquitis regulares, lo que comúnmente se llama quedarse afónico o tener laringitis.

En estos casos, Zamar recomienda hacer una consulta médica y señala que cuando el paciente llega lo primero es realizar un examen clínico de garganta, nariz y oído, después una nasofibrolaringoscopía y luego se evalúa la patología para ver el tratamiento.

 

Recomendaciones

Los especialistas de la Sociedad Argentina de la Voz dan varios consejos para proteger y conservar las cualidades de la voz.

Siempre hay que hidratar las cuerdas vocales, consumiendo al menos dos litros de agua al día, pero de a sorbos pequeños y a cada rato.

Es importante hablar en forma pausada (y no a toda velocidad), respirando correctamente y sin gritar. No hay que hablar nunca durante la inspiración. El estrés laboral o emocional, que puede llevar a forzar la voz, también puede provocar daños en el tracto vocal.

Evitar carraspear o aclarar la voz cuando se tiene tos o catarro, en

estos casos lo mejor es tomar agua o chupar un caramelo.

No hay que consumir alimentos ni bebidas demasiado frías o calientes.

El café, el mate, las bebidas cola y el alcohol provocan la deshidratación de las cuerdas vocales. Por eso, los médicos recomiendan consumirlos con moderación.

El tabaco es perjudicial para las cuerdas vocales.

Se aconseja dormir 8 horas para conservar las cualidades de la voz.

Las personas que por su trabajo deben exigir su voz pueden considerar la posibilidad de entrenarse para utilizar con eficiencia las cuerdas vocales.

Prevención

Los médicos de la Sociedad Argentina de la Voz explican que es fundamental cuidar la voz de los niños y acostumbrarlos a sostener hábitos saludables para prevenir patologías cuando son más grandes.

En este sentido, es importante disminuir el ruido ambiente en el hogar -que obliga a elevar la voz- y evitar exponerlos a factores que irritan las cuerdas vocales, como el tabaco, la polución y el polvo, entre otros.

También se pueden utilizar humidificadores para evitar los entornos secos y caldeados (con aires acondicionados y calefacción). Además, es una buena idea acostumbrarlos a beber siempre agua